Suscríbete
 
 

Categoria: 

Por Álvaro Pardo

Aunque la crisis de las finanzas públicas suele atribuirse a la caída de los precios del petróleo desde el 2014, un análisis de las estadísticas oficiales señala que también contribuyeron las billonarias deducciones realizadas por las compañías de minas e hidrocarburos, en un monto promedio de 3.300 millones de dólares anuales en el periodo 2010-2016.

Las cifras agregadas de las declaraciones de renta de las personas jurídicas muestran que el Gobierno no ha tenido realmente la intención de reducir el déficit fiscal, pues en general mantiene una política de favorecimiento tributario a las empresas y un extenso repertorio  de beneficios y deducciones.  

El déficit fiscal, financiado con crédito interno y externo, reduce la oferta de servicios públicos y sociales, incluyendo la inversión para reducir el índice de desigualdad - donde Colombia ocupa el séptimo lugar del planeta-.  

Según la cifras de la Dirección Nacional de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), los sectores más privilegiados por los últimos gobiernos son el financiero y el minero (minas e hidrocarburos): ¿por qué los colombianos tenemos que subsidiar sectores poderosos y en el caso minero, a multinacionales que además de extraer nuestros recursos, dejan enormes pasivos ambientales, sociales y económicos para el país?

Tampoco tiene sentido que los últimos gobiernos hayan mantenido y aprobado nuevos  beneficios tributarios sin analizar su costo fiscal, ni hasta dónde ellos en efecto cumplen con sus presuntos objetivos. Y, además, que se aprueben sin fechas de vigencia, de manera que hoy se cuentan 253 beneficios dispersos en el Estatuto Tributario, que se han ido acumulando a lo largo de décadas y que siguen a disposición de sus usuarios.

La situación supone que los empresarios se ciñen al criterio de la DIAN es decir, que han descontado de sus ingresos todos los costos de la operación y gastos administrativos y de ventas, y que sobre el saldo aplican la tarifa del impuesto de renta.

Pero el problema es que después de calcular los ingresos netos, además de los beneficios tributarios, viene una maraña de INCR y de OD, que tienen el mismo tratamiento tributario de los rubros anteriores.

Por supuesto que deben deducirse ingresos como las indemnizaciones que reciba la empresa, pero existen otros descuentos que no tienen justificación, como las donaciones a partidos políticos, las acciones en los clubes, el arriendo de las viviendas de los directivos, o los gastos en salud y educación de sus hijos, entre otros, que no conocemos.

¿Cómo se explica el crecimiento acelerado de los INCR y de las OD?  ¿Tiene la autoridad tributaria capacidad para fiscalizar estas deducciones? ¿Sabe exactamente en qué consiste cada una de ellas y tiene una explicación de su desmesurado crecimiento? Este es el verdadero boquete que desangra las arcas del Estado”

Este es el análisis hecho por Jorge Pardo destacado  economista, periodista y Director  del Centro de  Estudios Mineros  de  Colombia y de la Red Justicia Tributaria,  donde  señala  como billones  de pesos  se esfuman y  se los llevan las multinacionales,  y pagamos los  colombianos como impuestos.

Todo  en los últimos 16 Años,  en los gobiernos  de Alvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos Calderón.

Bien lo dice la CEPAL, la complejidad de los estatutos tributarios y la multiplicidad de beneficios estimulan la evasión y la elusión; luego los últimos gobiernos son co-responsables de que las empresas mineras y petroleras paguen menos y que por esa vía crezca el déficit fiscal. Un déficit que al finalizar el 2017 ascendía a 15,4 billones de pesos, según cifras del Banco de la Republica.

Pero hay otra cosa más: ¿por qué se dispara el monto de los INCR y el de las otras deducciones, justo cuando los precios del petróleo y el carbón empiezan a caer? ¿pagar menos impuestos mejora el retorno de la inversión? ¿planeación y optimización tributaria?

El monto de los beneficios tributarios y las otras deducciones fue de 77 billones de pesos en  2016 y el costo fiscal ascendió a 19,3 billones. Este conjunto de deducciones crece pese a las dificultades fiscales de la nación, a la necesidad de recursos para superar la pobreza y la inequidad; sólo con el costo fiscal del último año, el país habría podido evitar tres reformas tributarias y haber tenido que elevar el IVA al 19 por ciento.

No las están ahogando los impuestos

Las empresas de minas y petróleos insisten en que los altos niveles de tributación están ahuyentando la inversión extranjera.

Pero esto es falso: con la cantidad de beneficios tributarios y otras deducciones, es obvio que la tasa efectiva (TE) de tributación se reduce y es bastante menor que la tasa nominal (TN). Es lo que muestra el Cuadro siguiente:

 

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

TN

33,0

33,0

33,0

25,0

25,0

25,0

25,0

TE Minería

20,4

25,1

24,0

8,3

9,2

6,9

13,2

TE Hidrocarburos

19,0

22,9

24,1

19,6

13,5

1,9

1,5

TE Servicios

14,8

19,7

16,7

14,7

14,4

12,3

11,6

TE Total sector

19,0

23,0

23,8

18,1

13,2

2,6

2,2

Fuente: Cálculos del autor a partir de las cifras de la DIAN

La conclusión de este ejercicio (cuyos detalles técnicos no puedo presentar aquí) es contundente:

  • La tasa nominal de tributación se redujo de 33 a 25 por ciento en el 2013;
  • Pero la tasa efectiva para el sector cayó del orden de 20 por ciento a tan solo 2, 2 por ciento en 2016 –menos de la décima parte  de la tasa nominal, y    
  • El gran beneficiario fue el sector de hidrocarburos, que en 2016 solo aportó el 1,5 por ciento de sus ingresos totales al Estado, buena parte de ellos, provenientes de la estatal Ecopetrol.

Sí la tasa efectiva del impuesto de renta, el tributo nacional más importante del país, es apenas del 2,2 por ciento, ¿de dónde sacan las empresas extractivas y sus gremios que los impuestos superan el 72 por ciento?

La complejidad de los estatutos tributarios y la multiplicidad de beneficios estimulan la evasión y la elusión.

Es bien sabido que la inversión extranjera se mueve al ritmo de los precios internacionales. ¿Pero entonces para qué entregarle beneficios tributarios a mineras y petroleras, que solo regresarán cuando los precios suban?

Mal negocio para el fisco

-Es simple: lo que aportaron las compañías en el 2016 apenas alcanzó para financiar el 75 por ciento del presupuesto del Ministerio de Minas y Energía.

 

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

Minas

800

1.240

1.055

463

288

359

552

Hidrocarburos

4.523

10.208

9.154

7.362

5.055

1.206

1.206

Servicios

196

285

275

206

299

297

132

Total Sector

5.520

11.733

10.485

8.032

5.644

1.863

1.891

Fuente: DIAN (miles de millones de pesos).

El sector que más aporta por concepto del impuesto de renta es el de hidrocarburos, pero debe advertirse que el mayor contribuyente es Ecopetrol, la empresa estatal. Esto implica que el sector minero no aporta tanto al fisco como suele decir su propaganda.  

-Visto de otra manera: Por cada peso recibido por impuesto de renta en el 2016, el Estado entregó un regalito de once pesos a las empresas del sector.

Esto es lo que se sigue de comparar lo que las personas jurídicas del sector extractivo pagaron por impuesto de renta, según sus propias declaraciones, con el costo fiscal (el regalito), de sus beneficios tributarios:

 

 

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

ImpoRenta

5,5

11,7

10,4

8,0

5,6

1,8

1,8

Costo fiscal 

3,9

4,9

3,9

2,9

4,8

15,6

19,3

Fuente: Cálculos del autor a partir de las cifras de la DIAN (billones de pesos).

Mientras que el pago de impuestos disminuyó a partir de 2011 (y se redujo abruptamente en 2015-2016) el costo fiscal se multiplicó por cuatro o cinco veces en estos últimos años. Lo cual significa que sí en 2016 no hubiesen existido deducciones, el país habría recibido 21 billones de pesos, pero lo que efectivamente pasó fue que, por cada peso recibido por impuesto de renta, permitió que las compañías de minas e hidrocarburos hicieran deducciones por once pesos.  

-O visto de otra manera: el sector aporta apenas el 8 por ciento del recaudo nacional por impuesto de renta de las personas jurídicas.  

Año

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

Imp Renta Nal

18,6

28,5

28,7

23,3

23,0

21,0

22,1

Impuesto sector Extractivo

5,5

11,7

10,4

8,0

5,6

1,8

1,8

Porcentaje

29%

41%

36%

34%

24%

8%

8%

Fuente: DIAN. (billones de pesos).

En el año 2011, en pleno auge de los precios internacionales, el sector de minas y petróleos aportó el 41 por ciento del recaudo total por impuesto de renta, pero ese aporte se redujo a 8 por ciento en 2015 y 2016. Este sector no es por tanto el gran aportante de recursos tributarios y el país requiere con urgencia una nueva reforma tributaria, pero para revisar y eliminar los privilegios del sector minero-energético.

Por Álvaro Pardo, Economista y periodista. Director del centro de estudios mineros Colombia Punto Medio. Autor de artículos y análisis sobre minería. Red de Justicia Tributaria.