Suscríbete
 
 

Categoria: 

Acepta tus emociones, piérdeles el miedo y siéntelas. No reprimas esa energía que recorre tu cuerpo. 
Cuando sientas una emoción, busca un lugar calmado, respira, relájate y obsérvala:
¿Dónde la sientes? ¿En la garganta o en el pecho, ¿en tu plexo solar, en el estómago o en tu bajo vientre? 
¿Es fría, caliente? ¿Es como un nudo, como una contracción? ¿Sientes un vacío o una opresión?
Sin batallar ni quejarte, identifica esa emoción, piensa qué te enseña y dale gracias por traerte un mensaje.
Cuando le prestas atención, dejas de luchar en contra de ella y la liberas, la sensación corporal se disipa y te sientes mejor.
Las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente surgen de tus estados de ánimo y de la mente.
Si te dedicas logras ser dueño de tu mente y de tus emociones. Eso es lo que han hecho siempre los sabios. 

Por Gonzalo Gallo

Publicidad