Suscríbete
 
 

Categoria: 

Toda clase  de manifestaciones, incluso mentirosas,  se  hacen  en  época electoral, para  congraciarse  con los sufragantes.

Creen los demagogos,  sin consideración  por la sociedad,    que  la comunidad  les come  el cuento.

La verdad  es que muchos incautos  caen  en la redada, pero  un buen número  de colombianos  saben que la realidad  es otra y por eso  analizan  la hoja  de vida  de cada uno  de los  aspirantes  a las corporaciones públicos o  a cargos  de  responsabilidad,  aunque  en  este último caso,  el que  domina  es quien tiene  el poder  y  coloca a sus amigotes, importándole un bledo  su idoneidad, o su honradez.

Lo que cuenta,  para ellos, en cada  caso,  es  la labor proselitista  que desarrolle y el compromiso politiquero  que adquiera.

De ahí la importancia  que tiene el próximo proceso electoral,  donde  se juega no solo lo que tiene  que ver ideológicamente, sino el resultado  de las investigaciones que se adelantan contra determinados personajes que  están untados de actos irregulares, y que pueden   tocar,  incluso  a ciudadanos presumiblemente “honrados”, pero que en el fondo  tienen rabo  de paja y  hasta ahora no han sido  alcanzados  por la candela,  porque  tiene padrinos, que  como “bomberos”, bien  diseminados en la alta  administración, Fiscalía, Contraloría y otras instancias,  estuvieron arropados por el manto  de la impunidad, pero si se genera  un cambio, y son derrotados los “mismos con las mismas”, la situación se modificará.

Todo depende del grado de conciencia política  de los ciudadanos, ya que muchos  alteran su proceder,  recibiendo migajas, y por “necesidad” venden su voto, para después tolerar  toda clase  de maltratos y hasta vejámenes.

El momento es histórico. El voto es sagrado. No altere  su conciencia. Obre con rectitud y evite lloriqueos de plañidera.

Por Alcides Antonio Jáuregui Bautista