Suscríbete
 
 
Publicidad

Categoria: 

Todo el mundo está hablando de las criptomonedas en estos días, pero muy pocos entienden realmente el concepto y la tecnología que sustentan el dinero digital. La última moda en este ramo, es un juego llamado CryptoKitties, que tiene jugadores que gastan grandes cantidades de dinero en… bueno, gatos virtuales. Según algunas estimaciones, más de 6.000 personas están comerciando gatos electrónicos, con un volumen total de transacciones que excedió los 7 millones de dólares en muy pocos días.

CryptoKitties fue creado por Axiom Zen, y se ejecuta en la plataforma Ethereum. Ethereum, la segunda criptomoneda más popular después del Bitcoin, está teniendo un pequeño problema de infraestructura, porque la manía de los gatitos está ejerciendo una gran presión sobre su red. El rabioso interés en CryptoKitties ha llevado a un aumento en el tráfico, que representa más del 11% del total en la actualidad. Y algunos de los felinos animados están cambiando de manos por cantidades asombrosas, con el récord de uno vendido por el equivalente digital de más de USD 117.000.

Los jugadores usan las fichas de Ethereum (una moneda digital llamada Éter) para pagar los gatitos. Cuando compran gatos, pueden criarlos y producir otros nuevos. El valor de un animal está determinado por sus rasgos, así como por su generación (la “generación cero” es la original creada por Axiom Zen). Cada gato viene con una identidad única registrada en la blockchain de Ethereum. Para aquellos que no tienen idea de criptocuestiones, blockchain es la tecnología en la que se basan las criptomonedas, y representa un registro digital descentralizado de las transacciones.

El precio de los gatos varía de USD 20 a más de USD 50.000, y algunos jugadores obtienen ganancias impresionantes en sus intercambios. Un animal llamado “Gatito número 23” primero fue por más de USD 4.000, y se vendió dos días después por más de USD 32.000. Y al día siguiente, ¡alguien pagó USD 63.000 por él!

A la mayoría le parecerá descabellada la idea de gastar dinero en mascotas digitales. Pero todo se concibió como una forma de promover blockchain, que muchos creen que es una tecnología que puede ofrecer varias aplicaciones útiles, debido a su naturaleza descentralizada, anonimato y seguridad.

“Queríamos que la tecnología blockchain fuera accesible para el usuario cotidiano, ya que creemos que este es un paso clave para lograr la adopción de la tecnología. Queríamos explorar las aplicaciones blockchain fuera de las ICO y las criptomonedas”, dijo Bryce Bladon, gerente de comunicaciones de Axiom Zen.

En este momento, el problema para Ethereum es que la popularidad masiva de CryptoKitties está ahogando su red y reduciendo la velocidad de las transacciones. Por el lado positivo, esto podría llevar a los desarrolladores de la plataforma a intensificar su trabajo para resolver el problema de escalabilidad, que es un problema que el fundador Vitalik Buterin ha reconocido en múltiples ocasiones.

Publicidad