Suscríbete
 
 

Categoria: 

Se llama ilusión del habla a canción, y aunque se conoce desde los años 60, la ciencia no comenzó a estudiarla hasta bien entrados los años 90. Ahora, un equipo de expertos en habla ha descubierto por qué funciona, y por qué el cerebro interpreta la repetición machacona de palabras como música.

La ilusión del habla a canción (tenéis un ejemplo perfecto en el vídeo abajo) fue oficialmente categorizada como ilusión auditiva por la psicóloga de la Universidad de San Diego Diana Deustch en 1995. Desde entonces se ha comprobado que funciona en cualquier idioma, desde el inglés al alemán, el español o el chino mandarín.

Más adelante hemos descubierto que el cerebro procesa el lenguaje y la música en regiones diferentes, pero ningún estudio hasta ahora había logrado explicar por qué funciona esta ilusión que hace que ciertos sonidos muy basados en el ritmo y la repetición hagan estragos en las listas de éxitos de la radio.

Lo que el profesor Michael Vitevitch y sus colegas de la Universidad de Kansas han descubierto es que la ilusión del habla a la canción la causa una especie de fatiga cerebral en el sistema de interpretación del lenguaje. De acuerdo con la teoría de estructura de nodos, el cerebro interpreta el lenguaje analizando simultáneamente dos tipos diferentes de patrones o nodos: sílabas y palabras completas. ¿Qué pasa si uno de estos mecanismos se cansa? Vitevitch explica:

En el cerebro tenemos detectores de palabras y detectores de sílabas y, como ocurre con muchas cosas en la vida, a medida que los usas se van desgastando. Sucede un poco como con los músculos. Cuando los usas, se cansan.

Al igual que con los músculos, tenemos un tipo de músculo diseñado para esfuerzos cortos, y otro para esfuerzos de resistencia, como correr un maratón. En este caso, los nodos de las palabras son como músculos de esfuerzo corto y los nodos de sílabas son como músculos de resistencia.

Para probar su hipótesis, Vitevitch y su equipo trabajaron con más de 30 voluntarios a los que sometieron a una batería de pruebas de audición. Para eliminar cualquier musicalidad atribuible a la entonación, los investigadores emplearon palabras pronunciadas de manera independiente y sin sentido unitario como frase.

Cuando una secuencia de palabras se repite demasiado, los nodos que reconocen las palabras se cansan, pero los que reconocen las sílabas siguen funcionando. Eso hace que el cerebro comience a procesar los sonidos de manera rítmica, como si fueran música. El estudio no es de los que salvan vidas precisamente, pero arroja nueva luz sobre cómo funciona el cerebro y da para incontables horas de debate sobre si ciertos estilos musicales son música o simplemente una ilusión auditiva producida por el cansancio de nuestro cerebro.

Fuente: gizmodo