Suscríbete
 
 

Categoria: 

La yuca es uno de los alimentos que a menudo está presente en el plato de los colombianos. Sin embargo, a pocas personas se les ocurriría que puede tener más utilidades que solo calmar el hambre. Eso ocurrió con miembros de la Universidad del Cauca, quienes podrían estar aportando su grano de arena para el cuidado de nuestro planeta. 

El grupo de investigación en Ciencia y Tecnología de Biomoléculas de Interés Agroindustrial (CYTBIA) de la institución pensó en una alternativa para reemplazar el uso tan masificado del plástico en el mundo. Para esta labor diseñaron un material compuesto semirrígido biodegrabable apropiado para fabricar platos. ¿En qué se basa este material? Nada más y nada menos que en harina de yuca.

Así lo confirmó la Superintendencia de Industria y Comercio que concedió la patente. Aparte de la harina de yuca, se utiliza fibra de fique y un recubrimiento de cera de abejas y gelatina.

El material es altamente biodegradable, lo que lo hace amigable con el medio ambiente. Con este se pueden hacer platos u otros tipos de recipientes para comida rápida, frutas, productos de panadería, etc.

La entidad regulatoria explicó la razón de la patente: La patente ofrece buenas propiedades mecánicas y térmicas, y adicionalmente, presenta un elevado nivel de biodegradación de acuerdo con las pruebas de compostaje realizadas lo que brindan un plato con propiedades físicas similares a un plato convencional, pero amigable con el medio ambiente".

Normalmente los platos hechos en el país son de un material llamado poliestireno. Este tipo de plástico no se degrada con tanta facilidad, pues este proceso podría tardar hasta unos 500 años.