Suscríbete
 
 

Categoria: 

Un estudio que acaba de publicarse en la revista ‘PLOS Neglected Tropical Diseases’ ha revelado que hasta el 62 por ciento de los armadillos que habitan el área occidental del estado de Pará, en la Amazonia brasileña, porta la bacteria ‘Mycobacterium leprae’, causante de la lepra.

La comunidad científica ya conocía que esta bacteria causante de la lepra, una enfermedad crónica que puede causar desfiguración y daño en los nervios, es transmitida a los humanos a través del armadillo de nueve bandas, ‘Dasypus novemcinctus’. También se ha evidenciado que esta transmisión se produce en el sur de los Estados Unidos. Sin embargo, estos animales también viven en la Amazonia brasileña, donde algunos habitantes capturan y matan armadillos como fuente nutricional de proteína.

Aún no se ha demostrado si estos animales actúan como reservorio natural para la transmisión de la lepra en Brasil. Así, el trabajo dirigido por John Spencer, de la Universidad Estatal de Colorado (Estados Unidos) y sus colegas en Brasil, se centró en la realización de encuestas sobre armadillos en Pará.

Además, los habitantes del pequeño pueblo de Belterra fueron encuestados sobre el alcance y la frecuencia de sus interacciones con armadillos, y se midieron los niveles de anticuerpos contra la lepra en la sangre de estos individuos.

Asimismo, se extrajo ADN del bazo de 16 armadillos capturados por cazadores locales. Un total de 10 animales, el 62 por ciento, estaba infectado con ‘M. leprae’. Paralelamente, de 146 personas encuestadas en Belterra, siete fueron diagnosticadas con lepra. Además, 92 personas (el 63% de la población) tenían niveles positivos del anticuerpo contra la lepra, lo que sugiere la exposición a la bacteria.

Al mismo tiempo, aquellos que consumieron carne de armadillo con mayor frecuencia tenían niveles más altos de anticuerpos que aquellos que consumieron la carne con menor frecuencia.

“Los armadillos infectados con ‘M. leprae’ representan un potencial reservorio natural; consecuentemente, las personas que cazan, matan, procesan o comen carne de armadillo sufren un alto riesgo de infectarse con la bacteria”, apuntan los investigadores.

Del mismo modo, "dado que las poblaciones de armadillos son grandes en muchas áreas rurales en Brasil y que la nueva tasa de detección de casos en humanos ha sido considerada hiperendémica en la región amazónica desde hace tiempo, es muy probable que la introducción de ‘M. leprae’ en armadillos debido a las interacciones con humanos infectados no sea un evento reciente ", concluyen. (Fuente: CGP/DICYT)