Suscríbete
 
 

Categoria: 

El consumo de tabaco ha disminuido notablemente desde el año 2000, según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los datos, no resultan suficientes para cumplir los objetivos acordados para la protección frente a enfermedades cardiovasculares y otras patologías no transmisibles.

La OMS se ha unido este año a la Federación Mundial del Corazón para destacar el vínculo entre tabaco y enfermedades cardiovasculares, las principales causas de muerte en el mundo. Ambas causas suponen 17,9 millones de muertes al año (el 44% de todas las muertes por ENT).

El tabaquismo y la exposición al humo de forma pasiva son las principales causas de enfermedades cardiovasculares, incluidos los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares –que contribuyen a aproximadamente 3 millones de fallecimientos por año–.

“La población está al tanto de que el tabaco causa cáncer y enfermedades pulmonares, pero muchos no saben que también provoca trastornos cardíacos y derrames cerebrales, las principales causas de muerte en el mundo”, ha explicado Tedros Adhanom, director general de la OMS. "Pero fumar no solo causa cáncer, literalmente rompe corazones".

Sin embargo, el ritmo para disminuir la demanda de tabaco y las muertes y enfermedades relacionadas se está retrasando con respecto a los compromisos mundiales y nacionales –rebajar el consumo en un 30% para 2025 entre las personas de 15 años o más–. Si la tendencia actual continúa, el mundo solo logrará una reducción del 22% para esa fecha.

"Para aumentar estas cifras debemos superar los obstáculos para implementar impuestos, prohibiciones de comercialización o paquetes genéricos. Nuestra mejor oportunidad es una fuerte acción multisectorial contra la industria tabacalera”, ha subrayado Svetlana Axelrod, subdirectora general de la OMS para ENT y salud mental.