Suscríbete
 
 

Categoria: 

Acacías.  Aunque la mañana del 28 de agosto de 1996 es imborrable para la familia Bautista Castro, a raíz de la violencia de las FARC que derivó en el despojo forzado de su predio, ubicado en la vereda Laberinto, el 5 de marzo del presente año también se convierte a partir de ahora en una fecha significativa para estas víctimas de la violencia. Esta vez por un motivo de felicidad al haberse proferido este día la sentencia que los compensa con un terreno.  

Ellos huyeron de la zona del Meta, en el 96, luego de que a los continuos cobros ilegales o vacunas, las FARC añadieran bajo amenazas la exigencia de que los padres debían entregar dos de los hijos menores de edad a las filas del grupo guerrillero. Ese día la familia se desplazó hacia Villavicencio, dejando abandonada la casa y el predio de su propiedad, y perdiendo el sustento que obtenían con el cultivo de café, plátano, yuca y maíz, así como de la cría de ganado y gallinas.

“Me dijeron que tenía que darles dos de mis hijos para que se los llevaran para el monte, pero yo les dije que prefería irme antes de que se nos llevaran a los muchachos. Entonces fue por eso que nos trataron mal y nos encañonaron, la mujer y uno de los hijos pequeños se asustaron mucho. Nos ordenaron que desocupáramos la finca, y que si volvían y nos encontraban no respondían; por eso nos desplazamos”, relató en su momento el padre del hogar.

Durante más de dos décadas la familia Bautista Castro anhelo recuperar la propiedad, lo que, a través de la Ley 1448 de 2011, acaba de convertirse en realidad y en el primer paso para un cambio en las condiciones de vida de sus integrantes.

 “Gracias a la política de restitución de tierras estamos reactivando el campo y la economía de familias enteras en antiguas zonas del conflicto armado, las cuales hasta hace poco sentían que tenían todo perdido”, afirmó la directora Diana Esmeralda Herrera, directora de la Unidad.  

Twitter: @notillano  Web: notillano.com - Villar

Tags: