Suscríbete
 
 

Categoria: 

Alejandro Eder, el esposo de Taliana Vargas, es sin duda uno de los hombres más envidiados del país. No solo porque está casado con una de las mujeres más hermosas de Colombia, sino, especialmente, porque es heredero de una de las familias más ricas y poderosas del Valle del Cauca, propietarios del Grupo Económico Manuelita, un holding de compañías, que a pesar de tener sus orígenes en el negocio de la caña, hoy en día están diversificados en una infinidad de sectores: inmobiliario, etanol, agricultura, entre varios otros.

Su hermano, el presidente del holding empresarial, Harold Eder, está casado con la también caleña Adriana Arboleda. De manera que este par de hermanos son, lejos de toda duda, extremadamente afortunados.

Alejandro y Taliana viven entre Cali y Bogotá, donde actualmente Taliana trabaja como presentadora del concurso “Bailando con las Estrellas”, sin embargo, Alejandro no le pierde el paso, constantemente viaja a la capital de la república para estar con ella, mientras que los fines de semana prefieren regresar a la ‘Sultana del Valle’ a descansar en alguna de las varias haciendas de la multimillonaria familia Eder.

Alejandro, a diferencia de su hermano Harold, se ha decantado por el servicio público. Y como si le faltaran buenas relaciones para llegar a cargos estatales de primer orden, en 2010 fue nombrado por el presidente Santos como Alto Consejero Presidencial para la Reintegración, cargo que ejerció de 2010 a 2014, cuandó renunció, lo que dio pie a que se especulara con que se lanzaría a la Alcaldía de Cali, hecho que finalmente no se concretó.

Sin embargo, es bien sabido que Alejandro tiene aspiraciones políticas, y que muy posiblemente, esté preparando una candidatura al senado para las próximas elecciones de congreso en 2018. Quienes bien lo conocen, saben que el sueño de Alejandro Eder es convertirse en el primer presidente vallecaucano en más de un siglo, y que su paso por el senado sería un escalón más en ese objetivo.

Actualmente actúa como enviado del gobierno a la mesa de diálogo, y según algunos expertos, ha sido clave su participación, formación académica en temas de resolución de conflictos y su experiencia. De manera que en un contexto de pos-conflicto, un hombre como Eder, conocedor de los temas de la guerra y la paz, sería un nombre novedoso y refrescante para la política nacional.

De manera que no sería extraño, que en algunos años, veamos a Taliana Vargas como Primera Dama de la república. Lo cual, a decir verdad, sería un placer visual para todos.

Publicada El Chontaduro