Suscríbete
 
 
Publicidad

Categoria: 

Treepex es un dispositivo portátil en forma de barril, que utiliza células de árbol vivas comprimidas en cartuchos reemplazables, para convertir el dióxido de carbono en oxígeno, emulando la capacidad de un árbol para transformar el aire contaminado en aire enriquecido con minerales. Suena espectacular, pero nadie sabe si realmente funciona, y además, se ve bastante ridículo.

Desarrollado por la startup georgiana Tbilisi, Treepex pretende proporcionar una solución real al creciente problema de contaminación del aire en el mundo. Usando una nueva tecnología llamada CRISPR, la compañía aparentemente fue capaz de “extraer el ADN de árboles reales para recrear las células vivas que son responsables de la fotosíntesis”, y comprimirlas en cartuchos que absorben el aire contaminado y liberan aire limpio y fresco para el usuario. Todo lo que tenés que hacer es colocar un cartucho en el Treepex tubular, acercarlo a tu boca, y respirar.

“Cuando se observa una hoja con un microscopio se pueden ver las células que son responsables de la fotosíntesis. Y eso es sólo una muy, muy pequeña parte de toda la hoja. Simplemente, pensá en esto como si miles de hojas fueran apretadas en el pequeño cartucho “, escribió la compañía en su blog oficial. “Básicamente, ¡tendrás una fuente de aire fresco siempre a mano!”

“El dispositivo es fácil de usar, portátil y práctico. Imaginate llevar tu bicicleta al trabajo, pero en lugar de inhalar todo el escape de los coches, ¡poder respirar aire fresco! ¿O si vivís en una de las ciudades más contaminadas? Simplemente usá Treepex cuando camines por la calle sin ninguna preocupación de contaminarte simplemente por respirar. ”

Los fundadores de Treepex, Bacho Khachidze y Lashe Kvantaliani, están involucrados en proyectos ambientales desde hace varios años. Hace un par de años, comenzaron una iniciativa para alentar a las personas alrededor del mundo a plantar árboles, creando una aplicación que permitió a los usuarios rastrear el desarrollo de un árbol después de plantarlo. Desafortunadamente, eso no despertó el interés de la gente, así que decidieron “encontrar otra manera” de mejorar la calidad del aire.

La boquilla de aspecto extraño tiene un indicador LED que permite al usuario saber cuándo es el momento de cambiar el cartucho, y también viene con un cargador inalámbrico que toma alrededor de 30 minutos para recargar el dispositivo. Una carga completa supuestamente garantiza alrededor de 24 horas de uso.

Khachidze y Kvantaliani esperan que Treepex se convierta en una parte inseparable de nuestras vidas, no sólo solucionando el problema de la contaminación del aire, sino también salvando vidas en caso de guerras nucleares, e incluso ayudando a la humanidad a colonizar Marte, o al menos eso afirman sus creadores. ¡Habrá que ver para creer!

Publicidad