Suscríbete
 
 

Categoria: 

Gracias a estructuras adhesivas especiales en sus "pies", los gecos o gecónidos, las arañas y los escarabajos pueden correr fácilmente a lo largo y ancho de techos y paredes. La ciencia de la biónica intenta imitar y controlar tales habilidades biológicas, para su uso en la creación de materiales artificiales y para otras aplicaciones tecnológicas.

Gracias a lo que han aprendido de los escarabajos, Emre Kizilkan y Stanislav N. Gorb, de la Universidad de Kiel en Alemania, han conseguido ahora aumentar notablemente el efecto adhesivo de un material de silicona.

Los materiales sintéticos elásticos como los elastómeros de silicona son muy populares en la industria. Son flexibles, reutilizables, baratos y fáciles de producir. Se usan por tanto en juntas, como aislantes o como protección frente a la corrosión, por ejemplo. Sin embargo, son muy poco adherentes. Esto dificulta, por ejemplo, pintar superficies de silicona.

Gorb y Kizilkan se propusieron mejorar las propiedades adhesivas de los elastómeros de silicona. Para ello se inspiraron en la estructura superficial de ciertos escarabajos machos (Chrysomelidae).

Configuraciones diferentes cambian el efecto adherente del material de silicona, en cuya superficie se ha creado una textura que recuerda a un conjunto de setas. La adherencia es mejor cuando la superficie está doblada de forma cóncava (derecha). (Imagen: © Emre Kizilkan)

Descubrieron que los elastómeros de silicona se adhieren mejor si su superficie es modificada para formar estructuras en forma de seta y a continuación tratada específicamente con plasma (el "gas" cargado eléctricamente que constituye el cuarto estado de la materia). Así, los investigadores combinaron un método geométrico y otro químico para imitar la biología.

Los resultados del nuevo estudio encontrarán aplicaciones en campos como por ejemplo el del desarrollo de robots diminutos y dispositivos de agarre.