Suscríbete
 
 

Categoria: 

Inírida.  En el Guainía, vive un hombre alegre y buen conversador, quien a sus 48 años sabe de todo un poco.

Hizo parte de las FARC, se enamoró, fue papá, se desmovilizó, inició su proceso de reintegración, lo culminó, y ahora administra su propia tienda.

Su nombre es José Galindo y su infancia no fue la mejor. Podríamos decir que su paso por el grupo armado fue una amarga experiencia, pero no fue así del todo, porque desde muy temprana edad José soportó los castigos severos de su padrastro y fue entonces cuando a los 14 años encontró en las FARC una escapatoria.

Funcionarios de la Unidad de Reintegración llegaron a su casa de tabla de madera en donde además funciona su tienda y los recibió una pequeña de 9 años, hija de quien le entregó 23 años de su vida a un grupo armado. Posteriormente salió Yolima, la esposa, y finalmente llegó José con una gorra roja, como buen hincha del Club América de Cali.

 “En el grupo utilizábamos los paneles para cargar los radios” y así comenzó a relatar los diferentes momentos de su vida.

Yolima fue fundamental para que él se diera cuenta que su lugar no era en el grupo armado sino al lado de ella, pues con amor logró darle aquello que él nunca tuvo: una familia.

“Yo la conocí a ella por fuera del grupo, se embarazó y tuvimos la primera bebé. A veces duraba hasta 6 meses sin verlas, entonces eso me puso a pensar qué hacía allá y tomé la decisión de irme para estar con ellas”, cuenta, mientras mira con amor a su querida esposa.

Su negocio está ubicado en el barrio El Jazmín, vía a la comunidad indígena de El Coco, y es estratégico porque los otros establecimientos comerciales que hay en el sector son pocos y además costosos.

Twitter: @notillano  Web: notillano.com - Villar

Tags: