Suscríbete
 
 
Publicidad

Categoria: 

Con el fin de demostrar que la asistencia sanitaria básica no tiene por qué ser costosa, y que la basura reciclable tiene valor, un joven empresario indonesio tuvo la ingeniosa idea de permitir que los pobres paguen por su atención médica con basura.

El Garbage Clinical Insurance, ideado por el empresario indonesio de la salud Gamal Albinsaid, puede sonar como una idea loable que está condenada a fracasar a largo plazo, pero en realidad ha estado funcionando durante siete años, y el original modelo ya ha sido copiado en varias ciudades de Indonesia. Inspirado por el deseo de otros de ayudar a los pobres a acceder a la asistencia sanitaria básica mediante el reciclaje de residuos, Gamal Albinsaid elaboró un manual de inicio gratuito de 70 páginas para empresas que buscan entrar en el seguro médico basura en lugar de franquiciar su innovación.

Albinsaid, CEO de la aseguradora de salud Indonesia Medika, fundó Garbage Clinical Insurance en 2010, cuando tenía sólo 21 años. El programa nació de las preocupaciones del joven empresario con respecto al pequeño presupuesto de salud de su país, y se suponía que debía dar a los pobres una solución alternativa para el pago de su seguro médico. Se calcula que alrededor del 60% de la población de 200 millones de Indonesia sigue sin tener cobertura médica, porque no pueden pagarla, pero hay una cosa a la que cualquier persona tiene acceso: la basura.

“Hay gente que no puede ir al hospital porque no tiene dinero. Así que empecé a pensar, si no tienes dinero, ¿qué tienes? “, Dijo Gamal. “Hay basura por todas partes, así que decidimos usar la basura como recurso financiero”.

Para obtener acceso a la atención médica básica, los miembros de Garbage Clinical Insurance necesitan recolectar alrededor de 3kg de materiales reciclables cada mes, lo que incluye plástico, metales e incluso basura orgánica, que se puede utilizar para fabricar fertilizantes. Esto representa alrededor de 11.750 rupias, que ayuda a pagar los costos de los tratamientos médicos básicos. La compañía incluso tiene un equipo de voluntarios que educa a la gente sobre qué tipo de basura debe buscar.

Los cerca de 2.000 beneficiarios de Garbage Clinical Insurance pueden acceder a los servicios básicos de salud en tres clínicas especiales, dos en la ciudad natal de Albinsaid, Malang, Java Oriental y otra cerca de la capital de Yakarta.

“Anteriormente la gente tendía a pensar que la basura no tiene valor, y que el cuidado de la salud es caro, pero ahora ven que la basura puede ser valiosa, y que la asistencia sanitaria no es necesariamente tan cara después de todo”, dijo Albinsaid.

Sin embargo, gestionar un servicio como Garbage Clinical Insurance es muy difícil. Evitar que se convierta en insostenible es quizás el mayor problema con el que Gamal Albinsaid ha tenido que lidiar durante los últimos 7 años. El precio fluctuante de la basura reciclable dificulta la estimación precisa de las ganancias, por lo que, para evitar entrar en rojo, el número de miembros que pagan en basura debe permanecer por debajo del 20% del total de miembros de la empresa matriz Indonesia Medika.

Las personas que optan por Garbage Clinical Insurance también deben entender que sólo reciben la atención médica más básica, pero con el fin de mejorar sus servicios, Albinsaid y su equipo están trabajando activamente con los miembros para ayudarles a recolectar más basura y venderla a un mejor precio, así como acceder a fondos estatales, a los que tienen derecho, pero que no cobran.

Pero incluso una asistencia sanitaria limitada es mejor que ninguna asistencia sanitaria, por lo que no es una sorpresa que el modelo Garbage Clinical Insurance haya sido adoptado por muchas organizaciones en toda Indonesia. No todas tienen éxito, pero el “médico basura” de 28 años se enorgullece de haber al menos inspirado a otros en ayudar tanto a los menos afortunados, como al medio ambiente.

Publicidad