Suscríbete
 
 
Publicidad

Categoria: 

Cosmin Lambru vistió la camiseta del primer equipo del Petrolul Ploiesti ante el Mioveni por la Copa de Rumania y jugó con una prótesis ortopédica

Cuando tenía apenas 9 años, Cosmin Lambru fue víctima de un accidente de tránsito: un camión lo atropello en plena vía pública. "Sentí un dolor terrible, pero estaba consciente. Con los que estaba me sacaron de allí y me llevaron al hospital", contó en declaraciones citadas por Univisión.

En ese entonces los doctores hicieron todo lo posible pero el daño causado en su mano izquierda era tal que tuvieron que amputarla. Pero, afortunadamente, pudieron salvar el resto del brazo.

En ese entonces, el pequeño Lambru ya soñaba con ser futbolista, al igual que varios de sus amigos. Tal vez aquel accidente le dio fuerza para seguir adelante y entrenar durante años para poder finalmente llegar al primer equipo.

"Cuando regresé al fútbol, empecé a aprender a cómo caerme, apoyándome solo en un brazo. No fue sencillo, pero no me he quejado y ni lo haré nunca", explicó.

Esta semana, su sueño se hizo realidad. Luego de formar parte de las inferiores del Petrolul Ploiesti durante 9 años, el joven de 18 años que juega con una prótesis que simula ser su mano saltó a la cancha, luciendo la casaca 26.

En la eliminación de su club ante el Mioveni, de la segunda división, en los 32avos de final de la Copa de Rumania, el delantero ingresó al campo de juego en el minuto 99 del tiempo suplementario con el marcador 1 a 1.

El delantero contó con dos situaciones claras. En la primera, anticipó a su marca y le erró al arco en la definición. En la segunda, desenfundó un zurdazo que hizo temblar el travesaño. A pesar de que su equipo cayó 4-3 en los penales, la derrota es una pequeña mancha para la vida de Lambru, quien demostró que nada es imposible.

Fuente: infobae

Publicidad