Digiqole ad

Reforma de la Policía enfrenta al Gobierno colombiano con autoridades locales

 Reforma de la Policía enfrenta al Gobierno colombiano con autoridades locales

Bogotá. (EFE).- Con los ánimos  caldeados después de la ola de violencia que dejó 13 muertos, la discusión en Colombia se centra esta semana en los cambios que necesita la Policía, que enfrentan al Gobierno nacional con la alcaldesa de Bogotá, principal defensora de esa reforma.

La muerte de Javier Ordóñez, un hombre de 46 años sometido con brutalidad por dos agentes que descargaron sobre él en múltiples ocasiones una pistola eléctrica Táser durante un arresto en Bogotá, puso sobre la mesa la necesidad de reformar la institución.
«(Proponemos) un límite de descarga eléctrica con el objetivo de proceder a esposar al ciudadano objeto del procedimiento policial y se prohíbe expresamente (las) múltiples descargas porque son un acto de tortura», dijo el representante a la Cámara Inti Asprilla, del partido Alianza Verde, autor de un proyecto de Ley presentado en el Congreso para la prevención y sanción de los abusos de la Policía.
El debate sobre la necesidad de hacer una reforma estructural en la institución aumentó las tensiones entre el presidente colombiano, Iván Duque, y la alcaldesa de la capital Claudia López, para quien el caso de Ordóñez no es aislado.
Duque y López, en orillas políticas opuestas, se desautorizan mutuamente desde marzo por las medidas para contener a la pandemia del coronavirus, pero sus desavenencias escalaron en la última semana por las caóticas protestas en Bogotá.
Tras las jornadas de enfrentamientos y vandalización al menos 10 personas fallecieron en Bogotá y otras tres en la vecina localidad de Soacha víctimas de disparos con armas de fuego.
López no ha dudado en apuntar el dedo contra la Policía por usar «armas letales de manera indiscriminada contra ciudadanos inermes y jóvenes» y ha increpado a Duque porque, según dijo, él como «comandante en jefe» de la institución debía ordenar a los uniformados no usar «armas de fuego en protestas sociales ni en Bogotá ni en ninguna ciudad de Colombia».
La alcaldesa puso como ejemplo la manifestación de ayer en el centro de Bogotá, en el que, según dijo, «vándalos usaron gasolina para atacar policías», pero «siguiendo el protocolo se disolvió la marcha con gases, sin armas letales. No hubo heridos», añadió hoy en su cuenta de Twitter.EFE

Relacionado

Estadísticas para anunciantes