Tenga cuidado al torcerse el cuello, puede morir

 Tenga cuidado al torcerse el cuello, puede morir

En la gran mayoría de los casos, tronarse el cuello es una actividad inofensiva, pero en realidad no lo fue en el caso de la paramédica de 23 años Natalie Kunicki, que quedó parcialmente paralizada después de tronarse el cuello una noche mientras veía películas en la cama. Para obtener más información sobre la historia de la joven Kunicki y los riesgos para la salud de tronarse el cuello, continúa leyendo a continuación.

Natalie Kunicki se mudó de Canberra, Australia, para trabajar en Londres como paramédica para el Servicio de Ambulancia de Londres. En la noche del 3 de marzo de 2019, mientras veía películas con una amiga, Natalie se tronó el cuello. En una entrevista con el Daily Mail, Natalie declaró que el sonido del tronido era mucho más fuerte de lo normal, pero inicialmente lo descartó, ya que es propensa a escuchar sonidos de los tronidos de sus articulaciones. 

No fue sino hasta que intentó levantarse que notó los primeros síntomas de resultaría ser un derrame cerebral. Al principio, se sintió realmente mareada, lo que primero atribuyó al alcohol que bebió esa noche, pero luego, se derrumbó por completo y no pudo mover el lado izquierdo de su cuerpo. «Miré hacia abajo y me di cuenta de que no estaba moviendo la pierna izquierda en absoluto, luego me caí al suelo».

A medida que su condición empeoraba, su amiga la llevó rápidamente a la sala de emergencias, donde una tomografía computarizada reveló que Natalie había sufrido un derrame cerebral. ¿La causa del accidente cerebrovascular? Mientras el cuello tronaba, se rompió una de sus arterias vertebrales, un vaso sanguíneo importante que suministra sangre al cerebro. Esto, a su vez, causó una hemorragia cerebral en el hemisferio cerebral derecho, dejando el lado izquierdo de la joven completamente paralizado.

Pocos días después del accidente, Natalie se sometió a tres horas de cirugía en el Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía, durante la cual los médicos lograron reparar su arteria con un stent. Desafortunadamente, el daño del derrame cerebral no es algo del que una persona se recupere tan fácilmente, y le tomará meses de fisioterapia recuperar su movilidad.

Justo después de la cirugía, Natalie admite que se sentía muy deprimida e incluso sin emociones, ya que no podía creer el costo que un imple tronido del cuello había tenido en su salud, independencia y dignidad. 

Aún así, ha hecho un gran progreso en los últimos meses, y los médicos afirman que el coágulo de sangre en su cerebro que se formó después del accidente cerebrovascular probablemente desaparecerá a tiempo y esperan una recuperación completa.

Mientras tanto, Natalie está progresando, literalmente un paso a la vez. Los ejercicios diarios la han ayudado a recuperar la sensación y el movimiento en el lado izquierdo de su cuerpo, y puede caminar, pero no más de 5 minutos.

¿Es malo tronarse el cuello? Como se mencionó anteriormente, Natalie tenía un riesgo muy bajo de accidente cerebrovascular, por lo que su caso es muy desafortunado y sorprendente, por decir, poco común. De hecho, los médicos afirman que las posibilidades de que una persona joven como ella sufra un derrame cerebral como resultado de tronarse el cuello es de una en un millón. Aún así, su historia plantea la pregunta: «¿Es malo tronarse el cuello?»

Si bien en la mayoría de los casos tronarse el cuello está bien, existen varios riesgos asociados. Por un lado, si lo haces de manera incorrecta o muy frecuente, puede causar un nervio pellizcado, lo que hace que el movimiento del cuello sea muy difícil y doloroso durante días e incluso puede requerir atención médica. 

Además, tronarse repetidamente el cuello puede estirar los músculos y las articulaciones. , que causa inestabilidad en el cuello y contribuye a la osteoartritis. También puede causar dolores de cabeza, con un estudio realizado en 2011 que analiza el caso de una mujer que sufre una migraña severa acompañada de mareos, dolor extremo y vómitos después de haberse tronado –torcido- el cuello.

Finalmente, el tronarse el cuello puede dañar los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de sufrir un derrame cerebral más de 6 veces, como se señala en un artículo de investigación. Ciertamente, todos podemos aprender de la historia de Natalie Kunicki y tronarnos el cuello con más cuidado y si es posible lo menos que podamos. Por supuesto, nuestros corazones están con Natalie y su familia y le deseamos una pronta y completa recuperación. Remitido:

Twitter:@notillano Web:notillano.com

Digiqole ad

Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estadísticas para anunciantes