Director: Alcides Jauregui

Digiqole ad

¿Se atendió lo ordenado por el gobernador Zuluaga para evitar el contagio en la cárcel?

 ¿Se atendió lo ordenado por el gobernador Zuluaga para evitar el contagio en la cárcel?

La situación en la cárcel de Villavicencio es muy incómoda y grave, por los casos de coronavirus presentados.

El Noticiero del Llano recibió llamadas telefónicas de los internos, con mucha antelación a los pronósticos sobre el virus y la enfermedad, donde pedían intervenir ante el gobernador Juan Guillermo Zuluaga Cardona, para que “interceda y solicite al INPEC y los Ministerios de Salud y Justicia, descongestionar la cárcel, suministrar agua potable y arreglar inicialmente los baños, sanitarios y lavamanos, que estaban –creo que siguen- en malas condiciones”.

En rueda de prensa en la gobernación, el director del Noticiero del Llano, Alcides Antonio Jáuregui Bautista, transmitió al mandatario la petición, y éste, inmediatamente, sin dilación alguna, ordenó a sus subalternos proceder al arreglo de lo solicitado, suministrar agua, que indagaran sobre asistencia médica, y entregar jabón, papel higiénico y alcohol para los internos. Además informar de la situación al Impec y a la Ministra de Justicia.

En verdad nunca se supo, si la orden de Zuluaga se cumplió, pero lo cierto es que las quejas continuaron y se conoció la muerte de dos internos, la enfermedad de otros reclusos y ahora el positivo de 15 personas que fueron contaminadas, y por tanto aisladas para evitar la propagación.

Seguramente las autoridades sanitarias van a estar más pendientes de lo que ocurre en la cárcel de Villavicencio, Acacías, Cúcuta, Bucaramanga, Medellín y en todo el país, porque de una u otra manera, se debe evitar que esta pandemia se extienda a los centros de reclusión.

En Villavicencio, municipios del Meta y en su capital, el alcalde Felipe Harman, y el gobernador Juan Guillermo Zuluaga han trabajado tesoneramente para que el virus no siga su carrera de muerte.

Pero infortunadamente hay personas tercas que exponen su vida, porque no atienden los requerimientos que les hacen.

Diferente, por ejemplo, a las gentes que no tienen techo, ni alimentación y no han recibido los auxilios prometidos, y afrontan toda clase de dificultades para subsistir. Ellos esperan la ayuda del gobierno y de los buenos corazones.

Twitter:@notillano Web:notillano.com

Relacionado

Estadísticas para anunciantes